24.03.2020

“Que el coronavirus no infecte la democracia”

Todas y todos tenemos que actuar de manera responsable ahora. Para controlar el virus y no poner en riesgo la democracia. En Alemania también se discute hasta qué punto se pueden cortar derechos para responder a la emergencia.

Todas y todos tenemos que actuar de manera responsable ahora. Para controlar el virus - y no poner en riesgo la democracia. En Alemania también se discute hasta qué punto se deben y pueden cortar derechos para responder a la emergencia. Traducimos esta nota de nuestros colegas de la Fundación Friedrich-Ebert aquí: https://www.facebook.com/FESonline/?__xts__%5B0%5D=68.ARCoLgYaR__kOh8dRhy7o1MOw2y707TvhsF61Q0_LOq4TfpE788kQv_qZbZ6xuqGde2AWJHXtmzHfUBrtGvYzF0CemZVC9xDz4RqVXO245RrxhKBUkvpywKk-R1PCH4OJ43UslUpPqQPFA0MaJdaOo0J8HklpuqGpQJClxBhAOMMUnNCPWeU-ZLE417aQQ1rlnOHsz5GhU1sUF12zgNI2D01jxrTsuso7zxeIytu6p6TRaihCpcA3jwU_iTUeAg5l6umwEayTDDx-s-68uaxT0uY_wtOuCifIP-Bc5s30AlQQOmpyWiJsZNfMyLj9m3PpbwynffWf3CeuVTHoYdY_F_7PHRMnNwHymN7sJF-Tf-u0E9MmjfdtXROmpQbqalz3lMgiCNozoiqCIjXRT6Wh0w9rpwsjKtC-ssRC4RU765v9ryCEdXx3646FgFC9vI63fZ1lkZyKslvhr8Isd7LInt48sqvxZavb4jbxyKITDmUTE6Gv0t2JL8eGss&__xts__%5B1%5D=68.ARDjWKSnDTOXezcUbfufqbYBsFGmcPmT4zhxM8jzIcdA3JuD-hLFDqOf7wQJM4aqLx1cd0gj8DWaW6TUbk7FSQVrObD_vuESC0wv6OV2lI9n2yUJJ7o8exxJxnU-yvtA_4dJFV4Tk9yuW5_OVLFoKBn41UwD5pzcfPM2uQnt2jqH7-DeLptOsxbMafuPZ2UATYay2rkd8U-mjIxrqAamv5i6uyaPmWGLjST1XVuxtahwMtOVS-Q7E6uLXJfkdCjMK9cnNGr-zqAZqPMd9FWdfL9w3MC-fMVQD1hZnw4ysIT00TiDOKvhwLXsYjNQv9OUoFeEKti876j73xpR52MfVVfsx3LzXFOwezeyAYbJiluMzsBQyZHEhXQW8a7YCiPYECn_jxsDEAhdVwZay9-lgHPSaGEf3HFJi1J_Re6ZWoZNenAk8oRD1VnhMObwXAV0r_-ChLWLRv4t4YzRfc6XB2gZt8salQzDvnoWl0JILaPTZ8l7XAlGFzj7MnU&__tn__=K-R&eid=ARC9KqUz4ZMNZMbkvF1k7tQK7WvKynvZCHLUaWwuVYran6wqLKkPkgBQM5z4bsPkuduTPBYcqN5WV0eh&fref=mentions 

¡La democracia necesita de demócratas! Esto tiene especial vigencia en tiempos de Corona. Permítanos precisar aún más este dicho: la democracia necesita de demócratas sensatos, prudentes. A los que nos importa una democracia con vida y libre, frente a esta situación debemos actuar mesuradamente. De lo contrario estaremos obligando a los gobernantes a tomar medidas que limiten aún más nuestras democracias. El peligro: están implicados derechos importantes que ofrece la democracia. Las excepciones solo pueden permanecer mientras sean realmente necesarias. No deben pasar a ser normales. En esto debemos mantenernos alertas

Echemos un vistazo a China, un estado que en sí mismo no tiene poco de demócrata. Ahí las posibilidades digitales de vigilancia son explotadas al máximo. Tema de protección de datos: en Alemania las/los expertos reciben por el momento datos de un gestor móvil. Con esto ellos pueden ver nuestros movimientos y sacar conclusiones si nuestro comportamiento es responsable y evitamos aglomeraciones grupales. Los datos no permiten conclusiones sobre cada persona, estos son anónimos. Técnicamente, como demuestra China, se podría ir muchísimo más allá. Es así que cada uno debió comunicar a través de su Smartphone su estado de salud. De acuerdo con este, cada persona recibía asignado un color a su celular. El que tenia verde podía pasar por calles cerradas. Quien recibía amarillo debía hacer una cuarentena de 7 días. Con rojo 14 días de cuarentena. En China esto es algo normal. Es parte de la vida cotidiana que el estado invada la libertad individual y coleccione datos personales y sensibles. Por suerte para nosotros esto es muy diferente: también en el intercambio de datos anónimos permanece el sentimiento de sospecha. Esto debe seguir siendo una excepción.

Pueden ver: como nuestra democracia, también durante la crisis del Corona, se diferencia de las dictaduras. Pero los derechos básicos se ven restringidos. Esto es necesario, para que, durante la crisis, la democracia pueda aprobar y proteger a las personas vulnerables. No solo los gobernantes deben sopesar cuidadosamente: si la restricción de las libertades es verdaderamente necesaria o daña más a la persona y a nuestra democracia, de lo que beneficia. Es una tarea para todos nosotros: reconozcamos la seriedad de la situación y actuemos responsablemente.

Lavarse las manos, mantener distancia física con el otro, no acaparar, ser justo y pensar también en los demás. Así nuestro sistema de salud - médicos y personal- podrán mantener en jaque al Corona y superarlo. Y la política puede decidir una vista simple. Entonces sabrá que la población actúa responsablemente, aun sin ser obligada.

¿En estos días, qué tan importante es la democracia?

Friedrich-Ebert-Stiftung 
Uruguay

Plaza Cagancha 1145 Piso 8
11100 Montevideo
Uruguay

+598 (2) 902 29 38/39/40
+598 (2) 902 29 41

fesur(at)fesur.org.uy

Contacto
Newsletter 


volver arriba