09.09.2019

¿Qué horizonte tienen las plataformas?

Las trabajadoras y trabajadores tecnológicamente precarizados se encuentran frente a la dura realidad de reconquistar derechos básicos.

La Organización Mundial de Comercio define el comercio electrónico como “la producción, distribución, comercialización, venta o entrega de bienes y servicios por medios electrónicos”. O sea, que es por definición todas las plataformas existentes y que existirán en un futuro, todas las transferencias de datos y todos los objetos que se conecten de manera remota a la web a través del internet de las cosas. Mucho más que una compraventa por canales digitales.

Así lo explica Sofía Scasserra, economista, sindicalista e investigadora en datos y algoritmos en el mundo del trabajo en su libro “Cuando el jefe se tomó el buque. El algoritmo toma el control” en el que, basada en el cambio y la incertidumbre constante en la que vivimos, apunta a arrojar un poco de luz a la hora de pensar qué sociedades queremos para nuestro futuro.

¿Qué horizonte tienen las plataformas? ¿Hasta dónde pueden llegar? Son preguntas aún sin respuesta. El capitalismo se olvida del “ser humano” a veces y las reglas que ayudan a generar un ordenamiento social fundamental como es el empleo, generaron una rigidez que nos asfixia. Esa rigidez, esa sensación de asfixia que provocó la cultura de la eficiencia por sobre la humanidad, es lo que hizo que muchos voláramos a nuestras casas en el sueño de querer ser nuestros propios jefes. “Emprendedores” les quieren llamar.

Todas las plataformas son distintas pero se guían bajo el mismo sistema, lo más preciado de todo: el anonimato. Este candado que imponen a la relación comercial es una muestra más de la relación de dependencia encubierta. Las trabajadoras y trabajadores tecnológicamente precarizados se encuentran frente a la dura realidad de reconquistar derechos básicos como la jornada laboral de ocho horas, el salario mínimo, las vacaciones, días por enfermedad y otros, la erradicación del trabajo infantil y el trabajo forzado, las horas ociosas, la libertad sindical, la negociación colectiva, la igualdad de la remuneración y el derecho a huelga.

A esto se suma una nueva conquista necesaria: la protección de los datos de los trabajadores, porque la vida laboral se está mezclando con la vida privada. Trabajar desde casa implica que no hay límite entre la vida privada y la vida laboral, ni temporal, ni físico, ni emocional, ni mental.

Sin embargo, la importancia de debatir estas cuestiones parece estar diluida porque a casi un mes de las elecciones nacionales no forma parte de la agenda de la campaña.

Con el ánimo de generar un debate que es necesario para nuestro futuro, la Friedrich Ebert Stiftung y la Fundación Líber Seregni, invitan a representantes de los partidos políticos a dialogar sobre el futuro del trabajo en el marco de la presentación del libro de Scasserra.

El debate convocado bajo la interrogante ¿El algoritmo al poder? se realizará el miércoles 11 de setiembre, a partir de las 18 horas, en Teluria (Cuareim 1359).


Entrevista con Sofía Scasserra

La periodista Virginia Recagno conversó con Sofía Scasserra sobre algunos conceptos claves del libro que presentará el próximo miércoles 11 de setiembre.

Friedrich-Ebert-Stiftung 
Uruguay

Plaza Cagancha 1145 Piso 8
11100 Montevideo
Uruguay

+598 (2) 902 29 38/39/40
+598 (2) 902 29 41

fesur(at)fesur.org.uy

Contacto
Newsletter 


volver arriba